FÓRMULA PASIVA

El sacerdote:

 

N., ¿quieres recibir a N., como esposa, y prometes serle fiel

en las alegrías y en las penas,

en la salud y en la enfermedad,

y, así, amarla y respetarla todos los días de tu vida?

 

El esposo:

 

Sí, quiero.

 

El sacerdote:

 

N., ¿quieres recibir a N., como esposo, y prometes serle fiel

en las alegrías y en las penas,

en la salud y en la enfermedad,

y, así, amarla y respetarla todos los días de tu vida?

 

La esposa:

 

Sí, quiero.

 

ENLACES

CONTACTO